viernes, 23 de agosto de 2013

Flechas silbadoras

Una vez más...con música

Desde tiempo inmemorial, el uso del arco ha sido especialmente valorado y cuidado en la práctica totalidad de los paises asiáticos y ello generó un alto grado de desarrollo y sofisticación que en Europa no se podía ni imaginar. Tanto en las flechas europeas como en las asiáticas encontramos una gran variedad de tipos de punta, algunas de las cuales tan sólo tenían una finalidad decorativa y muchas otras un uso práctico. Entre estos usos, en oriente se desarrollaron varios diseños de puntas bulbosas y huecas que al volar y circular el aire por su interior emitían un sonido que variaba en función de a construcción de esa punta, es decir, su tamaño y forma, el tamaño de los orificios que permitían la circulación del aire y, desde luego, la potencia del arco con que eran disparadas. A día de hoy no tengo constancia del uso de este tipo de puntas en Europa. Estas flechas eran usadas básicamente para transmitir órdenes en un campo de batalla, pero en Japón, por ejemplo, eran usadas antes del inicio de una batalla a modo de desafío personal entre samurais de los ejércitos enfrentados, dando así comienzo a la lucha. Además, el sonido que emite la flecha es contemplado en Japón como una especie de trampa para los "kami" (espiritus) negativos y un aviso a los positivos para que se pongan del lado de los participantes en el ritual, siendo frecuente que se disparen por un nacimiento.


A buen seguro buscando en la red encontrarás información acerca de lo que acabo de escribir así que para no redundar en una información que tampoco parece que pueda ser demasiado extensa, quisiera mostrar en esta entrada la forma en la que he logrado construir flechas silbadoras con dos métodos distintos, el primero de ellos, vaciando una nuez y en segundo lugar una sencilla pelota de ping pong. Lógicamente, al tratarse de materiales extremadamente frágiles, lo más probable es que tras el primer disparo se rompan, pero eso también les pasaba a los que las inventaron. Si tiramos contra un parapeto, su destrucción está garantizada, y si tiramos al aire (algo que debe estar tremendamente controlado y observando medidas estrictas de seguridad que nos aseguren que la flecha no va a caer donde no deba) la flecha caerá de punta al suelo con lo cual, si la flecha atraviesa totalmente el "bulbo" resonador, tendremos opciones de recuperarla, al ser la punta de la flecha la que recibe el impacto inicial. Sólo añadir que la punta silbadora debe quedar por delante de nuestra mano de arco al tensar (ver el video del final) , ya que de no ser así, golpearía en su salida contra la mano con las consecuencias que todos podemos imaginar, así que es mejor usar una flecha larga. Y como siempre he pensado que una imagen vale más que mil palabras, lo mejor será que sigas esta serie de fotos con su pequeña explicación.

 Usando una nuez

 Se abre la nuez en dos mitades y se vacia por dentro lo mejor posible. Con una broca pequeña para madera se practica en la parte superior de cada mitad un pequeño taladro (recomiendo hacerlo a baja velocidad) que poco a poco agrandaremos hacia adelante tumbando la taladradora. Posteriormente, sirviendonos de alguna cuchilla, lima o el mismo taladro agrandamos el orificio de manera que la entrada de aire quede orientada hacia adelante. Posteriormente, pegamos con cola para madera las dos mitades perforadas y cuando consolide la unión, agujereamos la trasera para que el vástago de la flecha pueda introducirse en la nuez.





















 









 Usando una pelota de ping pong



En este caso debemos trazar la linea del "ecuador" de la pelota (algunas de baja calidad mantienen la rebaba de la junta del molde y la usamos de referencia). Esa linea divisoria, será la base de tres triangulos que apuntarán hacia el eje de la pelota y que tendremos que cortar con una cuchilla muy afilada. Es importante saber que si los orificios de entrada son muy pequeños apenas se escuchará el silbido y que si son excesivamente grandes el aire se escapará con demasiada facilidad y no sonará. Recomiendo el tamaño de las fotos.

Y aqui la demostracion de lo anterior.