jueves, 17 de febrero de 2011

PARQUE PLEISTOCENO

Leetelo con fondo musical

El Megatherium del Paleontológico de Valencia
Desde que era un crío me han llamado mucho la atención los animales prehistóricos, aunque lo cierto es que, a diferencia de los enanos de ahora, a mi me gustaban más los mamíferos que prosperaron tras la extinción de los dinosaurios.  Me encantaban los tigres de dientes de sable, el megaloceras, un ciervo con una cornamenta de más de dos metros, los enormes perezosos de tierra, los armadillos gigantes, los rinocerontes peludos de Siberia y, como no, mi preferido: el mamut lanudo.
Siempre andaba liado con cromos, tebeos y con fantasías que me transportaban a ese mundo perdido. "Animales antediluvianos" les llamaba mi abuelo materno, el yayo Alfredo, el cual me seguía el juego con ese término tan bíblico y ayudó a despertar mi curiosidad un poquito más. Me daba comba, y eso no se olvida nunca.  Seguro que a él también le gustaba el tema. A nuestros mayores que ya se han ido es bueno recordarlos con cosas asi, creo yo. Y con cariño y una sonrisa.
Uno de mis mayores placeres era visitar el Museo Paleontológico de Valencia, antiguamente en el Palacio del Almudín, (foto en blanco y negro) el cual por aquel entonces era "custodiado" por un abuelete muy amable que sabía una barbaridad acerca de todo aquello y explicaba las cosas muy bien si le preguntabas. Ahora está en otro sitio "más moderno" y hay seguratas. Se cargaron el encanto...
Pues bueno, es estas estamos que me he enterado de un proyecto de hace años que ya es una realidad a medias y ojala se complete, por que la idea es apasionante como menos. Le han llamado "Parque Pleistoceno", como más adelante recordaré, pero antes de explicarlo (es algo complejo) vamos a empezar por el principio.

Efecto invernadero

 El calentamiento global ocurre por el efecto invernadero, debido a que la luz solar penetra desde el espacio exterior, choca contra la superficie del planeta, se convierte en calor y luego es irradiada de regreso hacia el espacio exterior. Una parte del calor no puede escapar porque es reflejada nuevamente hacia la Tierra por los gases que producen el invernadero. Estos gases,  vapor de agua, dióxido de carbono y metano permiten que la luz pase pero impiden que el calor salga, simulando así un invernadero, y por ende calentamiento. El efecto invernadero es un fenómeno originalmente útil y natural, sin él, la Tierra seria una roca congelada.

Entendido esto....continuamos

En las estaciones polares se estudia entre otras cosas el comportamiento del clima de tiempos pasados al estudiar el aire atrapado en forma de burbujas en el hielo a distintos niveles. Estos estudios reflejan que en sucesivos periodos de avance y retroceso de una glaciación, se libera a la atmosfera  CO2 (dióxido de carbono) de una forma más o menos estable, y también CH4 (metano) que es un gas de efecto invernadero mucho más potente que el anterior. No obstante, las emisiones de metano se reducen drásticamente con el frío, tal y como se ha podido comprobar.
Hace unos 12.000 años, y dentro de una era de deshielo, se produjo una caída muy brusca de temperaturas debido a un cambio en las corrientes marinas del atlántico norte, debido a que el retroceso del hielo en América del Norte hizo que una masa de agua dulce procedente del lago Agassiz fluyese por el río San Lorenzo hasta el Atlántico en lugar del Golfo de México. Esta es conocida como la hipótesis Younger Dryas. Durante este periodo de frío intenso, la liberación del nocivo metano la atmosfera cayó en picado.
Hipótesis Younger Dryas

Todo esto se resume en que el efecto invernadero se retroalimenta. A más calor, más liberación de gases nocivos de forma natural, los cuales provocarán a su vez más calor y así sucesivamente.
La actividad humana es como sabemos tremendamente destructiva y genera gases de efecto invernadero, así que aparte de intentar contaminar menos ¿cómo podemos frenar este calentamiento? Desde finales de los años 80 existe un proyecto que ya se ha puesto en marcha parcialmente, ni más ni menos que recuperar parte de Siberia, concretamente una amplia zona llamada Yakutia, para la reintroducción de especies animales extintas allí desde hace miles de años.
Resaltada la zona conocida como Yakutia.

La pregunta es obvia, ¿Qué puede solucionar la creación del que ha sido denominado "Parque Pleistoceno"?¿Dónde está la relación? Para dar respuesta a esto hay que entender que Siberia es un lugar donde predomina el "permafrost" o suelo permanentemente helado, una mezcla de tierra y hielo que es una fuente generadora de metano en potencia si las temperaturas siguen al alza. Pero, ¿cual es la razón de esa potencial facultad de generar metano?  La respuesta radica en que el permafrost contiene mucha materia orgánica congelada, la cual al derretirse el hielo de su composición y formar pequeños lagos acabaría en el fondo de estos, descomponiéndose por la acción bacteriana y generando mucho metano. Parar el deshielo del permafrost es fundamental, y ello es factible en gran medida cambiando el bioma, o lo que es igual, el paisaje bioclimático, que hay sobre él. Antiguamente, cuando grandes manadas de mamuts, bisontes, rinocerontes lanudos y otros fitófagos campaban a sus anchas por estas tierras heladas, éstas eran una estepa con arbustos y herbáceas que les alimentaban,  vegetales que consumen gran cantidad de materia orgánica del subsuelo y además aíslan mejor el permafrost de las temperaturas exteriores. Podríamos decir que era como la sabana africana, pero en la nevera. Está demostrado que al desaparecer los grandes consumidores de estos vegetales, se perdió la razón natural de la alta producción de estos, convirtiéndose la zona en una tundra poblada de musgos y líquenes de los que pocos animales se alimentan. La intensa caza practicada por los humanos contemporáneos debió de tener mucho que ver en ello.
Buey almizclero

Así pues, se trata de acotar una gran zona en la que crear una reserva natural poblada por manadas de caballos, bueyes almizcleros, bisontes, alces, caribús y antílopes saiga, entre otros herbívoros, cuyas poblaciones deberían ser controladas por predadores naturales como lobos, osos o tigres de Siberia. Esto plantea un problema, ya que el tigre es de hábitos solitarios y obtiene sus presas en zonas boscosas, no como el extinto león de las cavernas, el cual se supone que cazaba en grupo como sus parientes actuales, los cuales sería prácticamente imposible aclimatar a un clima tan opuesto al suyo actual.
Tigre de Siberia. Arriba: león actual y de fondo, el extinto león de las cavernas.
Mamut lanudo...¿volveremos a verlos vivos?


El hecho es que el proyecto está en marcha hace años y está transformando el entorno lentamente (con un poco de ayuda humana, claro está), y hay quien mantiene viva la esperanza de introducir mamuts algún día no muy lejano, dado que se ha completado el mapa genético de esta especie extinguida de mastodonte y se pretende devolver a la vida insertando material genético en células receptoras de hembras de elefante indio, las cuales harían de momento de "vientres de alquiler".   Sorprendente, aunque todavía es una incógnita si se logrará realizar tal sueño. No es fácil. El mamut en todas sus subespecies pertenece a la familia de los mastodontes, no era exactamente un elefante moderno. Podríamos decir que los extintos mastodontes son a los actuales elefantes lo que el hombre de Neanderthal al Homo Sapiens Sapiens. Un pariente cercano, ni más ni menos.  Que me avisen si lo logran.

Yo quiero verlo.